©Titan Desert by Garmin (Javier Martínez de la Puente)

miércoles, 2 de agosto de 2017

Etapa 7 IRONBIKE 17





ETAPA 7: Sestriere - Sauce d'OUlx
"E FINITO..."
Toda aventura tiene su fin y el nuestro llegaba con esta última etapa.
Después de dormir en el polideportivo de Sestrieres, primera noche a cubierto, nos preparamos para afrontar esta etapa, corta y especial, después de todo lo que está semana hemos hecho ver la distancia y el perfil de la de hoy nos parece light. Pero en el Ironbike no hay nada light.
La etapa de hoy salimos del polideportivo y vamos al telecabina que nos sube a la estación de esquí donde habíamos subido el día anterior pero esta vez bajaremos por otra vertiente.



El tramo cronometrado es un descenso por las pistas, luego por bike park, sendero y pistas, una bajada rápida y frenética para empezar a tope de adrenalina. Riesgos los justos está última etapa, pero disfruto la bajada.
Al llegar al final del tramo me encuentro a Roberto que ha pinchado, tiene un pedazo de clavo en la rueda delantera bestial, así que nos ponemos a reparar.
Ahora el objetivo es llegar dentro del tiempo al control. Nos queda subir un puerto, que en el perfil no parece mucho, las apariencias engañan.
Es un puerto de más de 10 kms, largo y duro, pero claro habiendo subido lo que hemos hecho pues no nos parece tanto, empezamos a ritmo y enganchamos un grupo donde van los líderes de parejas, llevan un buen ritmo y nos acoplamos ahí, el grupo se va deshaciendo según sumos kms y se endurece la subida, la última rampa es gorda y coronamos solo 5 corredores.
Encontramos a Chema arriba, yo me pongo el chaleco y para abajo pensando que Rober y Chema me siguen. La bajada casi toda por sendero, tiene un poco de todo y es muy divertida, sorteando arboles caidos (a pie y saltando los claro) y algún obstáculo más.
Llego abajo a la carretera y espero a que lleguen los dos, pero no llegan, así que decidí seguir tranquilamente y ya me cogerán, tramo largo de enlace con una mezcla de pista en sube y baja y asfalto para llegar a un pueblo turístico y concurrido, en un grupo de corredores amplio, con buen ambiente, al que se suma el líder de la prueba Milton Ramos que estaba tomándose un café en un bar, que crack.
Empezamos a deshacer el camino que pasamos ayer, y llega rampas cortas y duras y también una subida larga y muy dura para meternos en un sendero por bosque que es realmente una maravilla, rodar con el crack de esto y que te vaya contando cosas de la carrera, de la conducción y de lo que viene es un privilegio.
El último km del bosque, Milton, me dice que es una de las sendas que más le gustan de todas las que ha hecho y ya lleva, no?? La sorpresa es que además de pinos y vegetación, hay una estatuas enormes talladas en madera a ambos lados, realmente precioso. Llegamos al telesilla.
Creía que ahí acababa el tiempo y Milton se sube para arriba y yo me quedo esperando a estos dos, alguien me dice que el tiempo acaba arriba y decido subirme. Es el momento en que caen las primeras horas de todo el Ironbike.
Llego arriba y efectivamente está el control de tiempo. Lo paso, he regalado bastantes minutos pero no importan para nada.



Avituallamiento arriba espectacular, con huevos revueltos, embutidos, carnes, zumos, fruta, hay de todo.
Ahora toca esperar a que lleguemos todos los corredores para hacer el último tramo, descenso en bike park.
Está nublado pero no hace frío, llegan Rober y Chema, comemos, comentamos cosas en un ambiente muy relajado y bromeamos con Chema que ya solo faltan unos kms sencillos y no queremos sustos como en la transpyr del año pasado. Jejeje
Llegamos todos, y el último tramo es así:
- todas las bicis en unas perchas tipo triatlón.
- todos los bikers a unos 100 metros debajo del arco de ironbike.
- carrera de todos hasta las bicis y desde ahí una pequeña subida y a pillar el bike park.
Original, diferente y divertido.
La bajada es muy chula, seguramente mucho más, si vas con una bici de descenso y con amigos, pero en carrera es algo más estresante pero la afronto igual riesgos los justos. Me lo paso muy bien y sobre todo veo la consecución del objetivo muy cerca.
Llego al pueblo y llego a meta.
Emoción a tope, chocamos las manos, nos abrazamos, reímos, hay gente llorando de emoción y esperamos a Chema, llega, entero y sonriente, pletórico y entero. Los tres vivimos unos momentos emocionantes e intensos.
Para mí sin duda la experiencia deportiva más exigente, brutal y espectacular que he vivido.
Después de muchas fotos, felicitaciones y abrazos con todos los corredores, vamos a por la burocracia, devolver chip, ver y esperar entrega de premios.
Cómo todo en el ironbike, va sin horario fijo, así que después de comer vamos a ducharnos y volvemos corriendo a la entrega, llegamos tarde pero tenemos nuestra camiseta de finishers, con la rana.
Lo más increíble es que 4 minutos después de entregar todo y finalizar el ironbike, cae un primer diluvio bestial.
Después de esta primera descarga, cayeron 3 más con granizo, y agua a tutiplen, que barbaridad. Pensamos que si esto nos cae subiendo el Chaberton, o bajando o en plena etapa, la que se lía es chica y sobre todo que la carrera la acaban 10.
Hemos tenido muchísima suerte con el clima, ni una gota...
Se cierra una de la experiencias deportivas más intensas y exigentes de mi vida.
En unos días espero hacer un resumen más sosegado y tranquilo de momento solo dar las gracias a mis compañeros Roberto y Chema, por esta semana espectacular.



Gracias a ti que te has molestado en leer estas crónicas
Nos vemos en la próxima...

domingo, 30 de julio de 2017

Etapa 6 IRONBIKE 17



Refugio Selleries-Sestriere
84 kms, 2.890 mtrs acumulados.
El temible Chaberton (3131) nos estaba esperando pero antes tocaban las 3996 escaleras del Forte Finestrelle. ETAPON...
La noche fresquita y entre vacas y aullidos creo que de perros, ha sido preciosa, de las que merecen salir de la tienda y poder ver un cielo tan estrellado en un sitio tan especial. Pero ha hecho fresco y sigue el viento que nos persigue toda la semana. Mejor eso que la lluvia.
Desayuno a la intemperie con una vistas de excepción a todo el valle, el jefe de carrera nos ha llamado la atención por desayunar dentro del refugio que no está permitido.
Desde las 8 las salidas y todos teníamos que estar fuera a las 8.45.
Había que preparar luces para una de las cosas que más respeto y que coño...miedo me daban de esta aventura llamada Ironbike, las casi 4000 escaleras. Y era el primer tramo cronometrado del día, menos mal que tengo claro que no voy a arriesgar lo más mínimo y cargarme toda la semana por ganar unos segundos o minutos, me da igual.
Así que aún bajando mejor de lo previsto y sintiendo que no ha sido tan difícil también tengo que reconocer que mi bajada ha sido muy mala, pero es lo que hay, riesgos cero.
Pero impresiona hacerla y más ver cómo bajan algunos entre ellos mi compañero Roberto que ha hecho el bestia.
Desde ahí, tocaba un enlace largo hasta el Chaberton con dos telecabinas por medio, con zonas de continuo rompepiernas y tampones bestiales a la vez que zonas y sitios preciosos y espectaculares.
Pasamos por zona de alta montaña pero con mucha vocación turística en verano con campos de golf, zonas deportivas, rutas en bici y demás actividades en la naturaleza.



Rodamos juntos, tranquilos pero a buen ritmo  hasta el primer telecabina, se sube hasta un punto más elevado. Rodamos por pistas y paisajes preciosos hasta llegar al 2 telecabina que nos sube desde Sestrieres hasta arriba de las pistas. Y empezamos una bajada de vértigo con un desnivel bestial y mucha pizarra suelta, que con nieve y para esquiar no se nota pero para bajar en bici como que se mueven y deslizan. Me siento muy cómodo y seguro y voy pasando a algunos corredores que van algo más lentos, de la pizarra pasamos a pista rápida, de ahí a sendero más técnico y virado y sigo disfrutando mucho de la bajada, como es la mente que en las escaleras me ha hecho ir tranquilo y no arriesgar y ahora voy como un cohete siguiendo a verlos corredores entre ellos mi compañero Roberto que va desatado.
Al terminar la bajada, larga y exigente como todas aquí, hacemos un tramo de camino-sendero de continuos subes y bajas que nos llevará hasta el avituallamiento y control de la 2 cronometrada en Fenils, previo al ascenso al CHABERTON.
Paramos, comemos, bebemos, recargamos energía, fuerzas, ganas y todo lo que se pueda porque lo que viene por delante ni siquiera lo imaginábamos a pesar de toda la info que teníamos.
Empezamos la subida, que tiene tres fases según el briefing y según la opinión de los buenos, Milton, Pons y demás. 
La primera ciclable, si, con rampas del 15, 18, 22% ,y así hasta que llegamos a la zona de zetas donde la piedra está muy suelta y no hay tracción para los mortales si para los cracks y una fase media de porteo hasta el collado y la final que si tienes piernas y técnica montas.
Que bonito es escribirlo...
Empiezo la subida con unas sensaciones excelentes y a muy buen ritmo, y voy pasando gente, llego a las zetas y entre porteo y montado lo paso y entro en el "plateau" listo para afrontar el pateo gordo. Que barbaridad, la subida está siendo bestial y nos queda...muchísimo.
Cansancio, molestias, y demás "intrusos" aparecen en nuestra cabeza pero toca vencerlos y seguir.
El paisaje es totalmente opuesto al del día del Albergian, donde veíamos cascadas, agua y paisaje excepcional aquí estos piedra y cero vegetación. Voy pensando que en collado, donde dan el agua y que veo a lo lejos se acaba y cuando estoy llegando levanto la cabeza y mira a mi izquierda y veo que todavía hay mucho más que subir. Ufff...
En el collado Roberto me pide que le deje un gel para cuando llegue, y junto a la botellita de agua que nos dan le dejo el gel.
Del collado a la cima del Chaberton, hay casi 500 metros más de desnivel, eso es la diferencia en altura, no la distancia que nos falta, ya nos gustaría.
Está última parte ya voy mucho más cansado y el porteo se me hace más duro, veo bajar a Milton que grita y anima, giras la cabeza, miras abajo y ves a los corredores como hormiguitas subiendo cada uno sufriendo lo suyo.
Roberto está casi al lado y llegamos a la cima juntos, metiéndome presión para que crucemos montados, le digo que me monto cuando quiera, jejejeje, aquí no puede adelantarme o nos vamos montaña abajo.



La sensación de felicidad y satisfacción, por lo llegar arriba unido al paisaje indescriptible que se ve hace que todos se olvide por unos minutos. Paracetamol que todo se detiene, nos damos un abrazo, sonreímos, miramos alrededor, vemos la grandeza del sitio y de lo que hemos hecho. Madre mía...
Nos abrigamos y avituallamiento, claramente, todo lo que hay en la cima ha subido en el helicóptero, menos mal que hacía buen tiempo. Poder tomar, fruta, bollos, agua y Coke allí es un lujazo en toda regla.
Después de esos minutos de euforia efímera, nos vamos para abajo y pienso en por donde hemos subido y si eso se podrá bajar, pero en su mayoría si, hasta el collado, en ese tramo que nos ha llevado unos 30-40 minutos nos encontramos con gente que va buscando su cima entre ellos nuestro compa Chema que aún estando regular con su espalda no se rinde, siempre lo pelea todo y lo da todo hasta el final. Le animamos y le gritamos, como al resto de corredores. Todos somos "héroes"  en un día así.
Desde el collado para abajo hay tramos ciclable y de control técnico pero que disfruto mucho y otros que son imposibles de pasar y pateamos. 
La gente, montañeros, que van subiendo nos gritan, animan y ayudan, se agradecen los ánimos y el apoyo. Al llegar abajo tenemos pista y nos metemos en otro sendero, espectacular y virado que nos lleva a un pueblo superturistico , donde al rodearlo nos metemos en un barranco con actividades multiaventura, que toca hacer a pie en su mayoría pero que es un sitio chulo. Al terminar el barranco pista ancha, con una subida y su bajada para llegar al último telecabina del día, afrontar la subida a Sestrieres que nos han dicho que tiene sorpresa. Con los últimos 14 kms de ellos 8 subiendo con alguna rampas muy muy curiosas.
Antes del telecabina avituallamiento comemos bebemos y para arriba, tenemos 15-20 minutos de sauna porque el el telecabina da el solazo y hace un calor axfisiante, otra prueba más.
Pasamos por encima de varias de las instalaciones que fueron sede de los JJOO de invierno, pista de bosleigh, circuito de biatlon, etc...
Bajamos del telecabina y después de una ligera bajada empezamos a subir primero lentamente, luego unas zetas ya más contundentes y luego varias rampas cortas de 500-1000 metros que con el tute que llevamos se notan.
Por fin llegamos a Sestrieres, increíble etapa, increíble llegada y muy contento con lo realizado.
No puedo asimilarlo todo pero con el paso de los días, cuando vea fotos y vídeos creo que está etapa por todo lo que ha supuesto y por cómo ha sido será uno de los días en bici (y andando) que más me hayan llenado.
Dormimos en el polideportivo de Sestrieres y cenamos en una pizzería que tardan un siglo en servirnos pero no estamos para problemas ni discusiones, nos perdemos el briefing y eso es algo que siempre debes evitar.
Solo queda una más...

viernes, 28 de julio de 2017

Etapa 5 IRONBIKE 17





Etapa 5: Pramollo - Ref Selleries. 88 kms y casi 4000 mtrs acumulados.
"A por el ALbergian en chanclas"
Ya nos reímos por no llorar pero anoche en el briefing, Fabrizio, el capo operativo del IRONBIKE, dijo que la etapa de hoy era la más dura, ya había dicho etapa reina, etapa muy exigente, etc...
Pero lo que si estaba claro eso que venía el primer gran porteo, entre 2 horas lo cracks y 4-5 los más lentos.
En la salida como a Roberto y a mi solo nos separan 4 puestos pedimos salir juntos y asi lo hacemos, el puesto de crono está a 25 kms con un puerto de subida y luego el camino a la inversa que hicimos ayer todo cuesta arriba camino de Oralidad hasta un desvío donde iniciamos una subida más dura y exigente que después de una rápida y larga bajada nos lleva hasta el final del primer tramo cronometrado. Ha sido rápido y le hemos dado caña. 
Ya por asfalto y por una carretera secundaria o terciaria (si la hubiera) pero preciosa y pegada a un río encaminamos al "gran premio del día" la subida al bestial paso de
Antes de empezar avituallamiento y cambio de zapas ante las 3-4 horas de porteo que nos esperan hemos decidido llevar las zapas de montaña ce intentar ir algo más cómodos. Hemos acertado de pleno aunque mi zapas no eran muy de montaña y si unas míticas que ya han vivido varios caminos de santiago, ruta de la plata, descenso de sella y vacaciones varias pero no te la otra opción y han demostrado estar al máximo nivel para un pateada de ese calado y en esas condiciones.
Desde el inicio de la crono se sale con la bici al hombro, luego hay tramos donde podemos montar pero siempre son breves y complicadillos tanto por técnica como por cansancio. 
El paisaje es simplemente brutal, un río, vegetación, cascadas, paredes bestiales y nosotros sendero arriba, yo me preguntaba y le preguntaba a Roberto por donde leches íbamos a salir de allí y si si que se salía, después de mucho pateo y coger altura nos ponemos al nivel de la gran cascada pero ella cae y nosotros seguimos para arriba, ya no hay vegetación, ya no hay cascadas y es un paramo enorme a casi 3000 metros, tenemos los últimos metros a la vista, muchísimo viento y piedras sueltas pero coronamos, después de casi 3 horas, (2:39 marca mi crono hasta arriba).



Nos resguardamos un poco del viento y nos ponemos zapas y para abajo, aquí Roberto que está en modo descender se tira de cabeza y yo que estoy en modo supervivencia miro más de no pegarme ningúna galleta o romper algo.
Primera parte todo singletrack, rápido, curvado y con tramos más técnicos pero se hace.
Después otro tramo más en bosque con sendero muy curveado para acabar en una pista superrapida que nos lleva el final del crono.
Mejor no os cuento como se llevan las manos después de más de 30 minutos de bajada, no sentía nada y casi no frenaba, que locura.
Al cruzar está esperando Rober que me saca 5 minutos, lo cual está genial viendo como estamos uno y otro.
Le han comentado que el pueblo donde hemos llegado es muy chulo y original y nos metemos a verlo y la verdad es que es una preciosidad.
Seguimos en marcha hasta el avituallamiento donde está todo el mundo que ya ha ido llegando. La idea de la salida inversa me sigue pareciendo muy buena.
Salimos, aún nos quedan 26 y aunque parece que está todo hecho nos queda muchísimo y casi 20kms de subida.
Todo por asfalto y con la tranquilidad de saber que ya no hay tiempo de corte.
A mitad de subida en una explanada inmensa hay un bar donde han parado muchos a tomar algo nosotros vemos unos pilones y una fuente a allá que nos vamos sesión de crioterapia antes de terminar la etapa, un lujazo.
Desde ahí hasta el refugio de Selleries un bajada técnica y una subida por pista de 6 kms que no lleva a un sitio impresionante.



Una maravilla...
Ha sido una etapa bestial con la pateada más larga de mi vida con bici por un sitio increíble ...algo que no podré olvidar...
Mañana más

miércoles, 26 de julio de 2017

Etapa 4 IRONBIKE 17



Etapa 4: Bobbio Pellice - Pramolo 88 kms y 3771 mtrs acumulados.
"Con rampas de menos del 18% bajo un piñon para descansar"
Una de las cosas curiosas del IRONBIKE es que todos dormimos en tiendas de campaña, y está noche ha soplado de lo lindo menos mal que nuestro peso no es fácil de mover, pero eso no quita para que hayamos (haya) tardado en acostumbrarme a dormir en tienda, el cansancio ayuda.
Esto es un poco el día de la marmota, a la 6.00am la gente empieza, imaginaros las caritas entre cansancio y sueño.
Hay pasta, artoz, fruta, bollos, café, todo muy completo, con la particularidad de que no hay sitio para sentarse ( 
mesas- sillas) ni cubiertos, cada uno los suyos.
Después, preparar todo para etapa, ropa, geles, mochila, agua y para la salida, en orden inverso a la clasificación.



Gran idea porque evitan que la gente llegue tardísimo y la cosa se eternice.
Anoche en el briefing ya nos dijeron que hoy de salida tendríamos una subida bestial aunque no cronometrada y así ha sido, para calentar y hasta el kms 15, rampas del 22, 23, 24% con todo metido y retorciendonos. Ya cuando llegaba una de 17-18% bajaba un piñón pensando en que alivio, cosa que en Madrid ni me planteo subir.  
Al llegar al km 15 empieza el tramos cronometrado, seguimos en subida, dura y larga después del desgaste de los primeros 15 no hay mucho más gas pero poco a poco y hasta la cima, después bajada rapidísima por pista con los escurridores d agua que al tener tanta altura son un pero o para clavarte o para siempre volando.
Llega al avituallamiento 1 y tenemos que estar al menos 10-15 y salimos para la segunda subida del día que incluye una pateada final de al  menos 45-60 minutos para cruzar de valle por un collado que da miedo mirar desde abajo. Cuando iba porteando la bici y me daba la vuelta para ver lo que venía simplemente he alucinado.
Al llegar al collado más pateo pero de bajada por las piedras, los cortados las raíces y demás pero algunos cracks han bajado hasta eso, madre mía.
Después ya bajada muy exigente por sendero que te llevaba al límite manos, antebrazos y frenos. De ahí al bike park, si si, como lees ahí acababa el tramo 2.
Te subían en telesilla y el tramo 3 era el descenso por bike park, pero entre el cansancio, la exigencia y el espíritu de conservar lo que tenemos me hace ir un poco  más lento pero que bajada.
Al bajar avituallamiento y para el último l tramo cronometrado del día, enlace largo por carretera con el susto del día al caerme con mi compañero en ese cruce que no ha visto claro, menos que solo chapa y pintura.
Último tramo cronometrado y solo subir un puerto y bajarlos por el otro lado y ya estaremos, otro etapon más, otra jornada brutal superada y ya desde mi tienda listo para dormir y afrontar la que dicen la más dura pero la más increíble.
Entre 2-4 horas estaremos pateando la bici ufff
Eso ya os lo cuento mañana...


ETAPA 3 IRONBIKE 17



Etapa 3:Sampeyre - Bobbio Pellice, 88 kms y 2650 mtrs acumulados.
"El lider nos esta exigiendo, no hay respiro..."
Retraso, por sueño. Anoche imposible actualizar blog con etapa 3 porque me quedaba frito...sorry. Hoy ración doble.
La etapa 3, tiene un inicio bestial donde nada más salir del pueblo toca portear en varias rampas imposibles y luego ya empezamos ascensión por asfalto con alguna rampas de mucho desnivel hasta coronar que pillamos pista en dirección descendente para llegar a la "subida imposible" un recta vertical de algo más de un km que este año tenía premio para el que más lejos llegará, claro fue Milton Ramos, eso no hay duda.
Echar la vista atrás en esos momentos de fatiga máxima y ver cómo vamos todos pateando es algo increíble.
Después de esas subida nos tiramos para abajo, bajada de miedo que hago primera parte andando y luego ya a montar, sendero, pista, sendero "invisible" tapado por vegetación y final superrapido para llegar al final del tramo cronometrado. 
Que bien ha ido hoy la cosa, parece que empezamos a acostumbrarnos y el cuerpo empieza a rendir, veremos si dura.
Después mucho tramo de transición por asfalto, y carretera secundaria hasta llegar al inicio de la siguiente ascensión en dirección una cantera, madre mía la cantera...claro aquí sino subimos rampas de 20, 22, 23% no es una subida, eterna, larga y con unas rampas bestiales lo bueno es que ya estamos juntos Roberto y yo y se hace más llevadero, además de ser fuera de tramo cronometrado y poder parar en cada arroyo para refrescarnos, finalmente y aunque no lo parece, acabamos la pista pedregosa y arenosa y llegamos al asfalto, bien ahora si quedan 3kms más de subida para el avituallamiento, interminable.
Avituallamiento vemos las vistas, coincidimos con Chema que también va bien de tiempo, hoy parece que todos marcha y no iremos con el agua al cuello como en la 2.
Sí, eso parecía, empezamos a bajar y encontramos a Chema parado, ha roto la patilla del cambio y la pletina, menudo desaguisado, menos mal que Chema es familia de mcgiver y cambia todo rápido pero el problema es que se sale la cadena de las roldanas y eso hace todo muy difícil, vamos con tiempo, nos quedan unos 20kms con dos bajadas largas.



Bajamos y nos toca subir, es como todas aquí, eterna y larga, nos queda 90 minutos y empezamos la contrarreloj. Confiamos en llegar, remolcamos, pateamos y le damos todo lo posible, coronamos algo pelados y el comienzo de bajada es inciclable así que bajamos a saltos, zancadas o como podemos para ir lo más rápido posible.
Arriesgamos lo máximo y al final entramos en meta y nos sobran... 
...5 minutos!!! Oeoeoeoe
Por los pelos, una etapa que parecía hecha y fácil y al final se complicó pero el trabajo en equipo ha valido, por cierto ha quedado claro quien es el jefe de equipo y sus mochileros, verdad Chema??



Mañana a por más!!
Gracias por el tiempo que dedicas leerme estas locuras...